Compartir: en Telegram en Twitter en Facebook en Google+ en LinkedIn por email

Reiki y la energía

¿De qué va todo esto de la energía y del Reiki? ¿De donde procede? Y, sobre todo, ¿su producción tiene efecto invernadero?

zocceP kceB oedemA

Reiki y la energía

A falta de una palabra más apropiada, como practicante de Reiki empleo el término energía para referirme a las sensaciones que, en ocasiones, percibimos los que damos y recibimos Reiki.

No sé qué tipo de energía es, nunca la he visto, no sé cual es su color, no me salen rayos por las manos y hasta ahora no he visto luces de colorines. Simplemente sé que existe algo y me parece bien emplear el término energía para ello.

Reiki es básicamente una forma de energía que quienes practicamos esta técnica, aprendemos a mover y transmitir a los demás a través de las manos (y con otras técnicas también). Por lo general, al recibir Reiki, experimentas una agradable sensación de bienestar y relajación que puede prolongarse durante varios días mientras tú cuerpo aprovecha Reiki para sanarse a si mismo.

Basándome tanto en mi experiencia, como en los relatos de otras personas, al practicar (recibir o dar) Reiki, nos cargamos de energía y estamos más preparados para afrontar los retos de la vida. Personalmente he conseguido dejar atrás el constante cansancio y agotamiento y cambiarlos por una sensación de tener las pilas cargadas y poder con todo.

Curiosamente, otro efecto interesante, es que la gente que me rodea parece notarlo: desconocidos contándome su vida, sus inquietudes o, directamente, sus problemas. Los lunes, este podría ser un efecto indeseable.

Es importante notar como esta energía es universal e inagotable. Es universal porque tu también puedes aprender a manejarla, no se requiere iluminación divina, poderes mágicos ni que la fuerza te acompañe. Reiki se aprende como se aprende a escribir: practicando.

Reiki es inagotable porque no procede de las personas, solo somos el cable que te la proporciona. Y no, no tengo ni idea de donde proceda o si hay una central que la produce en algún lugar del universo. Eso sí, ¡espero que nunca me llegue la factura!